Temas vs etiquetas

Finalmente, después de semanas de posponerlo me decidí a comenzar con el análisis temático de las piezas de Orsai. Esto implica dos cosas: releer los primeros 6 números y finalmente darme el tiempo de leer 7 y 8. La meta es leer y categorizar los 8 en dos semanas,  es decir, intentaré que no pase de tres; y desarrollar la lista de temas, categorías o como finalmente, me he decido a llamarlos, etiquetas. Más adelante lidiaré con los blogs… ¿Por qué el cambio? Primero, porque “tema” – como ya me lo había estado temiendo desde hace un par de entradas – es un término conflictivo que parece algo inflexible y determinante, incluso poco multiplicable. El riesgo era terminar con un tema por pieza. Por eso he optado por buscar menciones, motivos, ideas que más fácilmente recurran a lo largo de las ya casi 500 piezas que tengo en la base de datos. La idea de etiquetas, por otra parte, parece algo más provisional y manejable; no obstante, el punto sigue siendo ver la variabilidad/recurrencia temática expresada en términos menos monolíticos. Las piezas son muy diversas y, por ello, que intriga ver en qué momentos se tocan – tengo mis hipótesis, claro.

Los primeros experimentos con esto funcionaron a medias y me veo ya haciendo cambios a diario. Tengo, por ejemplo tres etiquetas llamadas “Orsai algo”. Por ahora queda muy claro cuál es cuál, pero cuando haya hecho más, lo sé, terminarán sobreponiéndose. Y la de “relación distribuidor-lector lector-lector” lo sé ya, es muy amplia y necesita partirse en dos.

Una sorpresa fue que en las primeras 3-4 piezas surgieron 8-9 de las etiquetas de la lista y, más sorpresa aún, que fueron aplicables para las primeras 15 (hasta ahí voy). Así que, ¿qué es lo que voy viendo, poco a poco? 1) El aparato “meta” está más presente en las piezas de autor (es decir, no la parte editorial: las entradas y las sobremesas) de lo que pensaba. 2) El resultado de esto, es que la separación drástica entre “aparato editorial” y “aparato autorial”, que era muy clara en la medusa, podría desaparecer o, al menos, desvanecerse considerablemente. 3)Es posible que surjan patrones temáticos en cada número, lo cual no es una estrategia abierta de la publicación (no hay issues especiales de nada, supuestamente) y será interesante teorizar las razones de esto si es que es el caso.

En otros temas: Hernán Casciari acaba de anunciar que en el último número de este año, el número 10, incluirá un número de páginas con las fotografías de todos y cada uno de los 5000 suscriptores del 2012. A diferencia del año pasado, durante este 2012, la presencia de los lectores en la publicación impresa había estado manifestada en las “Cartas al director”, pero no en imagen. Me parece un regreso muy acertado a una de las licencias editoriales que, en mi opinión, ayudaron a tejer tan estrechamente la comunidad de lectores que sigue manteniendo el proyecto a movimiento. Ya me las arreglaré para etiquetar esa sección.

La pequeña medusa

Esta es la pequeña medusa de información que salió de mis primeros esfuerzos picando datos.

 

Todavía no está anotada ni filtrada de ninguna forma, pero hay dos cosas que se ven ya muy obviamente. En primer lugar la separación clara de la mano editorial (lado derecho) y de los artículos de la revista (lado izquierdo). Aunque siempre he tenido la impresión de que estaban completamenten entrecruzados, no es descabellado decir que pertenecen, en gran medida, a diferentes ámbitos y que, a partir de aquí muy claramente tienen un peso análogo. En segundo lugar, notaran dos nodos color azul que sobresalen por encima de casi todos los otros. Se trata nada más ni nada menos que del editor/autor Hernán Casciari y su jefe de redacción Chiri (Christian) Basilis. Nunca hubo duda de que el trabajo de estos dos personajes ha sido el motor de Orsai desde el inicio, lo que es interesante es ver la forma en la que sirven de puente entre el “mundo Orsai” y la nube de la izquiera que es el contenido “duro” de la revista. El extremo de la derecha, la colita de la medusa es el nuevo aparato bloguístico que introdujeron Casciari y Basilis para reportar lo que sucede en todos los frentes de Orsai (revista, bar, blog). Todos los puntitos verdes son las piezas varias, los rojos son los géneros y los amarillos son los medios (Orsai 1, Orsai 2, Blog, etc).

Los dos siguientes pasos van a ser cruciales. Primero hacer una tipificación de todas la piezas de acuerdo a su tema (término que sigue en debate). Donde espero encontrar que un tema muy recurrente será otras piezas, otros medios y los propios autores. El último y más preocupante es ver dónde se ha formado la comunidad de lectores ¿más al rededor de la nube de contenido duro de la revista? o ¿más del lado del mundo Orsai? Yo creo que va a ser esto último.